miércoles, 19 de octubre de 2016

TEXTO ARGUMENTATIVO PARA COMENTARIO. "El deber y los deberes".

Aunque aún no hemos vistos los textos periodísticos, vamos a trabajar la argumentación con este artículo de opinión en los siguientes aspectos:

- TEMA Y TESIS.

- ESTRUCTURA DEL CONTENIDO (ARGUMENTOS)


El deber y los deberes 

Hace más de medio siglo que se firmó en Ginebra la Declaración sobre los Derechos de los Niños que establece, entre sus 10 principios básicos, que "el niño tiene derecho a recibir educación". Añade: "El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres". Son ahora las asociaciones que representan a los progenitores las que andan a la greña no sobre los derechos de sus hijos sino sobre los deberes. Discuten sobre deberes en su tercera acepción del diccionario -"ejercicio que, como complemento de lo aprendido en clase, se encarga, para hacerlo fuera de ella, al alumno"- mientras muchos olvidan el primer significado de los deberes -"aquellos a los que está obligado el hombre por las leyes naturales"- que tienen con sus hijos.
La Ceapa, la asociación de padres de la enseñanza pública, quiere acabar con el exceso de tarea que tienen sus hijos y propone una huelga de bolis caídos todos los fines de semana de noviembre. La Concapa, que agrupa a los de la enseñanza católica concertada y privada, considera una locura que se llame a los niños a la insumisión, que empiecen tan pequeñitos a saltarse las normas. En el fondo ambas asociaciones coinciden en que deberes tiene que haber, pero discrepan sobre la edad y proporcionalidad. A unos les parecen muchos y a otros pocos. Según la Ocde, estamos muy por encima de la media. Unos dicen que esta saturación propicia el abandono escolar y otros se quejan de que tanto trabajo extra afecta a la vida familiar porque no deja tiempo a los menores a estar con sus padres.Entramos aquí en otro debate más profundo que entronca con la pretensión de la comunidad educativa de alcanzar un pacto social antes de llegar a ese pacto político tan necesario en la enseñanza. Loable la intención de que hijos y padres pasen más tiempo juntos porque la responsabilidad de la educación es fundamentalmente de ellos. Pero el escollo no son los deberes, es la irracionalidad de los horarios en España que impide la conciliación de la vida familiar y laboral. El problema está en que padres y madres hacen cada vez más dejación de funciones y reclaman a los profesores que asuman la parte de educación que les toca porque ellos no saben o no pueden.
El deber de los padres es educar a sus hijos, el de los hijos hacer los deberes y el de los políticos llegar un acuerdo para acabar con el desatino que es la enseñanza en este país. Los mismos políticos, por cierto, que llevan un año sin hacer sus deberes.

Rafael Moyano, El Mundo 24/09/2016


No hay comentarios:

Publicar un comentario