lunes, 28 de noviembre de 2016

EL NIVEL SEMÁNTICO



INTROCUCCIÓN

La Semántica  (del griego semantikos, "lo que tiene significado") es la rama de la Lingüística que estudia el significado de los signos lingüísticos (símbolos, palabras o expresiones).

Hasta ahora hemos analizado y clasificado las palabras siguiendo criterios for­males. En este apartado las estudiaremos atendiendo a sus significados y a las relaciones semánticas que se establecen entre sí.


1. RELACIONES SEMÁNTICAS: CAMPOS SEMÁNTICOS Y CAMPOS ASOCIATIVOS

Las palabras que conforman un idioma pueden agruparse atendiendo a su sig­nificado en campos, cuya elaboración depende del criterio de clasificación que se elija:

- Campo semántico: conjunto de palabras que poseen algún rasgo mínimo de significado en común (sema). Por ejemplo, podemos agrupar términos como mesa, aparador, ropero, gabán, etc., en virtud de que todos ellos poseen un se­ma común: 'mueble'.

- Campo asociativo: grupo de palabras que establecen relaciones significativas que no aparecen claramente en su definición, por ejemplo: locutor, radio, ca­dena, anuncio, programa, etc., son realidades relacionadas por su vinculación a los medios de comunicación.

2. FENÓMENOS SEMÁNTICOS

Se alude con este concepto a los distintos resultados de la relación entre los sig­nificantes y los significados de diversas palabras.

A) HIPERONIMIA E HIPONIMIA. 

Con estos conceptos se intenta jerarquizar los significados. Así, el significado de un hiperónimo incluye todos los semas de un hipónimo. Por ejemplo, la pala­bra vivienda es hiperónimo de apartamento o chalé. Ambos términos serían cohipónimos entre sí.

Algunos hipónimos pueden ser hiperónimos de otras palabras: perro es hipóni­mo de animal e hiperónimo de caniche, chiguagua... De esta manera, se jerarqui­zan los significados de una lengua mediante la construcción de redes léxicas.

B) SINONIMIA. Se trata de una relación de semejanza o de igualdad entre los significados de dos palabras. Tipos de sinonimia.

- Total o conceptual: Igualdad de significados en todos   los contextos: morir/ fenecer;  lenguas romances, neolatinas, románica;

        - Parcial o contextual: Igualdad en algunos casos:       pesado/aburrido.

-  Correferencia: Igualdad dentro de un texto dado: Lorca / el poeta granadino.

C) ANTONIMIA: Entre las palabras se  establece una oposición de significados.

- Antónimos graduales: Entre los antónimos hay términos intermedios: frío/cálido/caliente; obeso/grueso/delgado.

- Antónimos complementarios: No existe término intermedio: soltero/casado; vivo/muerto.
         
 - Antónimos recíprocos: Los antónimos se necesitan mutuamente, para que exista uno debe existir el otro: comprar/vender; padre/hijo.

Clasificación de los antónimos según la forma de su creación

- Antónimos gramaticales: Se forman con prefijos: moral/inmoral; aparecer/ desaparecer.

- Antónimos léxicos: Se trata de lexemas diferentes: guapo / feo; subir/bajar

D) HOMONIMIA
.Varias palabras distintas comparten significante:

- Homónimas homófonas (Tienen el mismo sonido). Ej: baca / vaca; de / dé; halla / haya si se es yeísta; casar/caza en el caso de hablantes seseantes o ceceantes.
        
 - Homónimas homógrafas (suenan y se escriben igual). Ej: vino (sustantivo) / vino (verbo venir); para (preposición) / para (verbo parar)

E)
 POLISEMIA. Una palabra posee diversos significados.

Cabo
1. (masculino) Punta de tierra que penetra en el mar. 
2. (masculino/femenino) Escalafón militar. 
3. (masculino) Cuerda en jerga náutica.

Diferencia entre entre homonimia y polisemia

La homonimia (del prefijo homo ‘igual’ y nōmen ‘nombre’) es la identidad ortográfica o de pronunciación entre palabras con distinto significado y distinto origen; son palabras homónimas Granada (ciudad) y granada (fruto del granado y artefacto explosivo). En el diccionario aparecen en dos entradas distintas. 

La polisemia (del prefijo poli ‘varios’ y sema ‘significado’) es la pluralidad de significados de una palabra o de una expresión. Así, por ejemplo, son palabras polisémicas operación (matemática, quirúrgica, militar, etc.); pluma (del ave, estilográfica), ratón (animal, pequeño aparato manual que conectado a una computadora, sirve para mover el cursor por la pantalla para dar órdenes), etc. La mayoría de los nuevos significados de una palabra polisémica se crean por connotación (además de su significado propio o específico, conlleva otro de tipo expresivo o apelativo). En el diccionario aparece la entrada y sus acepciones numeradas. 

3. SIGNIFICADO, SENTIDO Y CONTEXTO.

Las palabras, con el tiempo, van adquiriendo nuevos significados. A partir de un significado inicial, objetivo y común para todos los hablantes (significado denotativo) pueden desarrollarse otros nuevos significados por asocia­ción subjetiva y no necesariamente comunes para todos los hablantes (significados connotativos).

En este sentido, en el del uso, los significados existen en los paradigmas de la lengua, pero se hacen presentes cuando los utilizamos en un contexto: un término, en el nivel paradigmático de la lengua, ofrece uno o varios significados en potencia, pero puesto en el discurso adquiere un significado en efecto, concreto y único, al que llamamos sentido.

Podemos distinguir dos tipos de contexto: 

a) El contexto lingüístico de una palabra está constituido por las unidades que le preceden y le siguen en el texto. Este contexto delimita y concreta la significación muchas veces plural de las palabras, atribuyendo un sentido único a cada término: Las hojas secas llenaban el suelo. Pasaba las hojas sin detenerse a leer nada.

b) El contexto situacional es tanto el entorno físico como el carácter y estado de ánimo de los interlocutores y toda una serie de experiencias o conocimiento compartidos por emisor y receptor. El verdadero sentido de un término viene condicionado por el conjunto de circunstancias extralingüísticas presentes en la mente de los sujetos o en la realidad física
exterior en el momento de la comunicación: Me estás quemando, según la situación puede significar quemar físicamente o agotar la paciencia. 

4. RECURSOS RETÓRICOS DEL PLANO LÉXICO- SEMÁNTICO

Es interesante recordar que muchas de las figuras re­tóricas que se emplean en los textos donde está presen­te la función poética (literarios o no), se basan en relaciones de índole semántica, así ocurre con la personificación, el símil y, sobre todo, con la metáfora y la metonimia.






No hay comentarios:

Publicar un comentario