miércoles, 25 de enero de 2017

ADJETIVACIÓN

EXPLIQUE LOS VALORES MORFOSINTÁCTICOS DE LA ADJETIVACIÓN EN LOS SIGUIENTES FRAGMENTOS. 

Los adjetivos son palabras variables que designan cualidades, propiedades o características de los sustantivos a los que acompañan con los que concuerdan en género y número.  

El adjetivo tiene dos funciones:

 * Forma parte del sintagma nominal, donde se une directamente al nombre como adyacente.

 * Es el núcleo del sintagma adjetival, que funcionará como atributo, si el verbo es copulativo, o como complemento predicativo, si el verbo no es copulativo.

Cuando el adjetivo sirve para diferenciar de otros objetos iguales al objeto al que se refiere el nombre al que acompaña, el adjetivo es especificativo. En este caso, su presencia es necesaria y suele ir pospuesto del nombre. Mientras que cuando el adjetivo se limita a destacar una cualidad del nombre, es explicativo o epíteto, suele ir delante del nombre y su presencia no es necesaria, pues, si lo suprimimos, no cambia el significado de la expresión.

En los ejemplos propuestos encontramos los siguientes valores morfosintácticos de los adjetivos:


Es tan bella y dulce: los adjetivos bella y dulce son los núcleos de un sintagma adjetival que funciona como atributo. Se interpretan como adjetivos calificativos que aportan una cualidad o propiedad del sustantivo núcleo de un sujeto.

Viejos olmos: el adjetivo viejos funciona como adyacente del sustantivo olmos. Es un  adjetivo explicativo o epíteto, es decir, pretende destacar una cualidad del nombre, la longevidad de los olmos. 

Hojas nuevas: el adjetivo nuevas funciona como adyacente de hojas. Es un  adjetivo especificativo, es decir, pretende distinguir las hojas nuevas de las viejas.  


Las acacias estarán desnudas: el adjetivo desnudas es el núcleo de un sintagma adjetival que funciona como atributo.  Expresa una cualidad del núcleo del sujeto acacias.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario