lunes, 30 de enero de 2017

EL LENGUAJE LITERARIO

1. EL LENGUAJE LITERARIO

¿Qué convierte a un texto en literario? ¿Por qué un texto es literario y otro no lo es?

Analizar las características que convierten en literario a un texto ha sido y aun es una de las tareas más complejas de la que se han ocupado en todas las épocas culturales desde distintas perspectivas.

Por lo general, se coincide en afirmar que el texto literario abarca tres factores:

* El factor lingüístico: la obra literaria se  genera con la palabra, el lenguaje es su materia instrumental.

* El factor estético: la obra literaria es un producto estético, la Literatura es una de las Bellas Artes universales porque su materia, el lenguaje, adquiere una dimensión estética.

* El factor social: la obra literaria es un producto social y ejerce una función social, es un acto de comunicación especial que se debe a un contexto y a una época, en tanto que el autor es un ser social y los receptores son individualidades o comunidades sociales.

Estos tres factores son la esencia del concepto “literario” integrados e interactuando de forma solidaria, productos de todas las reflexiones vertidas a lo largo de la historia sobre esta cuestión de críticos, escritores, estudiosos, filósofos…

1.2. LA LITERATURA COMO PRODUCTO LINGÜÍSTICO

La lengua literaria no difiere de la lengua natural porque es su código. Ahora bien, el tratamiento de este código es especial, porque requiere de destrezas para hacer un tratamiento especial del lenguaje, desviarse del uso común y crear efectos a través de recursos estilísticos y expresivos. Este desvío en el uso de la lengua común es lo que se conoce con el término EXTRAÑAMIENTO cuyos rasgos son:

        . El lenguaje adquiere un carácter connotativo.
. El lenguaje es plurisignificativo frente a la monosemia de las producciones no                literarias.
. La función poética del lenguaje predomina en el mensaje ya que el texto literario intenta llamar la atención sobre sí mismo.

1.2. LA LITERATURA COMO PRODUCTO ESTÉTICO

La literatura se fundamenta en el principio de creatividad. En este sentido, la obra literaria tiene una finalidad estética, aunque este criterio ha tenido diferentes consideraciones a lo largo de la historia de la humanidad. Desde el concepto de “belleza” como sinónimo de armonía, equilibrio e imitación a la naturaleza de los clásicos greco-latinos (La Divina Proporción); literario también fue considerado como “lo gratuito” frente a “lo útil, lo bueno y lo verdadero” (Kant) ; lo literario es aquello que surge de la inspiración, de la genialidad artística del creador superando la dimensión armónica y la imitatio clásica para valorar la obra literaria como una obra estética por sí misma (Romanticismo). La belleza será todo lo que genera placer para los sentidos asimilando o transgrediendo los moldes canónicos y así surge en el concepto de estética nuevas formas como son: lo grotesco, lo absurdo, lo irónico, lo feo, lo deforme…

1.3. LA LITERATURA COMO PRODUCTO SOCIAL (LA COMUNICACIÓN LITERARIA)

La literatura es un producto social, por lo que participa del proceso comunicativo en el que un emisor-autor se debe a un tiempo y a un espacio, a las corrientes y convenciones que asume o transgrede, y transmite un producto lingüístico  a un recepto que decodifica el mensaje y lo interpreta.

Los elementos que participan en la comunicación literaria son los siguientes:

  • Emisor. Es el autor, que tiene una intención de comunicarse y organiza el mensaje de acuerdo con esta intención. Debemos conocer las circunstancias vitales e históricas que lo rodearon, su ideología y creencias, ya que en muchas ocasiones nos servirán para interpretar adecuadamente sus obras literarias.

  • Receptor. Se trata del lector que recibe la información y la interpreta en función de las sus experiencias, su cultura, las lecturas anteriores, etc. Es un elemento fundamental ya que contribuye decisivamente en la creación de los textos. El escritor suele tener en mente un lector modelo al que se dirige (lector implícito), con competencia literaria, pero su obra puede llegar a un lector universal muy alejado de lo que en un principio pudo pensar.

  • Mensaje. Es el texto literario producto del emisor. Se aleja de lo convencional y se acerca a lo connotativo, metafórico o simbólico. La literatura propone un esfuerzo lúdico de interpretación, es por eso que se presenta con un carácter abierto, sugerente y plurisignificativo que implica al lector también como intérprete creativo. Los textos literarios pueden ser o conjugar la intención de difundir ideología, y pueden utilizarse para educar, criticar o ensalzar.

  • Canal. El texto literario puede ser oral (literatura popular) o escrito (literatura culta que fija el texto). 

  • Código. Es la lengua natural pero, como hemos dicho, utilizada de una forma especial, con una motivación creativa e intención estética.

  • Situación. Se trata de las circunstancias que rodean el acto comunicativo literario: el contexto del autor, de la obra y el del lector.


No hay comentarios:

Publicar un comentario