lunes, 30 de enero de 2017

LOS GÉNEROS LITERARIOS. EL GÉNERO LÍRICO

1. LOS GÉNEROS LITERARIOS

La preocupación por los estudios literarios es tan antigua como la literatura misma. Fueron los pensadores griegos y romanos los primeros que consideraron el concepto de creación literaria y, por ende el de género literario. Desde Grecia (Platón y Aristóteles), pasando por Roma (Horacio) hasta el Renacimiento, el concepto de género literario se va fraguando. Con el tiempo apareen nuevas formas literarias o se introducen novedades en los modelos genéricos y con el Romanticismo y la exaltación de la creatividad frente las normas, se rompe la clasificación tradicional y desde entonces ya no se considera necesario seguir estrictamente los géneros preestablecidos dando lugar al hibridismo que hace imposible una sistematización rígida.

Aun así, también hay que tener en cuenta que, la ruptura con las normas se dio en muchos autores de todos los tiempos y esa postura literaria supuso una avanzadilla de originalidad. Recuerden a Fernando de Rojas con la Celestina, novela dialogada; o a Lope de Vega que funde la comedia y la comedia. Mucho más reciente,  Juan Ramón Jiménez tratará la lírica en prosa…

Con todo,  podemos definir los géneros literarios como aquellos modelos estructurales que permiten crear, clasificar y agrupar los textos literarios.

2. EL GÉNERO LÍRICO

El género lírico está formado por obras en las que el autor expresa de forma subjetiva sus ideas y sentimientos más íntimos y personales: la melancolía, el amor, la muerte, la soledad, la alegría, la pasión… En su forma habitual, los textos líricos se conocen con le nombre de poemas, de manera que lírica y poesía se consideran sinónimos.

La lírica, junto con la épica, es el origen de la literatura en todas las culturas. Desde Platón se define como el género que transmite el mundo interior del poeta, la literatura no mimética, aquella que no imita a la realidad, frente a la épica o el drama.

Las reflexiones sobre la creación poética también ha sido objeto de numerosas interpretaciones y consideraciones. En este sentido hay se han distinguido a lo largo de la historia dos modelos de poetas: el poeta como artífice y el poeta como sujeto creativo demiúrgico.

- El poeta artífice produce su obra a partir de sus capacidades y destrezas para la convertir sus creaciones en ejercicios en los que se domina una técnica de creación poética. El momento culmen de esta concepción fue el Neoclasicismo.

- El poeta demiúrgico ya lo considera Aristóteles. El poeta es un trasgresor, un privilegiado capaz de expresar una realidad alejada del concepto de mimesis. Esta idea floreció en otras épocas culturales, en el Barroco pero sobre toso en el Romanticismo cuando surge el concepto de inspiración, capacidad innata para la creatividad y la originalidad. Desde entonces el poeta goza de esa dimensión trascendental para la creación sin menoscabo del dominio de la lengua y sus recursos expresivos.

2.1. CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL GÉNERO LÍRICO

a)    Empleo intensivo de la función poética: se emplean un elevado número de figuras estilísticas. El poeta a veces nombra lo innombrable, lo insondable, lo inefable, por eso  su uso del lenguaje dista del común y explora mecanismos que le posibiliten  expresar la experiencia personal.

b)   Presencia de la función expresiva: En la lírica se manifiestan los sentimientos, visiones y emociones del poeta. Se convierte así en el vehículo de transmisión de la intimidad, de las experiencias más personales y subjetivas, a través de la evocación, la alusión, la connotación.

c)    Concentración y brevedad: El poema se centra en un sentimiento, en una emoción o en un asunto concreto, por eso se evita la dispersión y predomina la condensación.

d)   Escasa presencia de elementos narrativos: Consecuencia de lo anterior es que las alusiones al tiempo y al espacio son meros soportes del poema o poseen valores simbólicos.

e)    Uso mayoritario del verso: Sin ser exclusivo de la lírica ni ser la única posibilidad, normalmente el género lírico utiliza el verso como cauce de expresión. El empleo de la versificación se justifica por la sonoridad que otorga al texto, por el esfuerzo de condensación que exige al poeta y por su capacidad para estilizar el lenguaje.

f)     Ritmo y musicalidad: Se consigue mediante la repetición de sonidos, la distribución de pausas y acentos, las secuencias sintácticas o sonoras, etc. En un principio la lírica surgió para ser cantada acompañada por instrumentos musicales.

g)    Variedad de temas, formas y tonos: en la lírica caben los temas más diversos (amor, dolor, soledad, compromiso social…), formas muy dispares (verso estrófico o libre) y gran variedad de tonos (irónico, satírico, reflexivo, comprometido, filosófico…)

2.2. PRINCIPALES SUBGÉNEROS LÍRICOS

- LA ELEGÍA. El autor expresa su dolor por la muerte de un ser querido o una circunstancia desagradable. Suelen contener elegios del difunto e increpaciones a la muerte. Elegía a Ramón Sijé de Miguel Hernández; Llanto po la muerte de Ignacio Sánchez Mejías de Federico García Lorca.

- LA ÉGLOGA. El poeta expresa sus sentimientos en boca de pastores en un paisaje natural idealizado. Se puso de moda en el Renacimiento. Las más conocidas son las églogas de Gracilazo. El género se ha revitalizado en espacios urbanos: es el caso de Égloga de los dos rascacielos de Luis García Montero.

- LA ODA. Poema de extensión variable y tono elevado que ensalza sentimientos, personas hechos. Destacaron el el siglo XX las Odas elementales de Pablo Neruda.

- EL HIMNO. Poema que honra a una persona destacada, celebra un suceso memorable o expresa júbilo o entusiasmo. Igualmente se usa para expresar sentimientos e ideales de una colectividad.

- LA SÁTIRA. Poema burlesco en el que se censuran o ridiculizan vicios, defectos o comportamientos individuales o sociales.

- LAS CANCIONES. Desde muy antiguo el género ha estado asociado a la música. Las canciones abarcan muchos temas y tonos distintos: canciones populares, trovadorescas, amorosas.

- EL SONETO. Es quizás el poema estrófico más utilizado de la historia de la literatura occidental desde que surge en el siglo XIII en Italia. Dos cuartetos y dos tercetos que condensan el asunto desde un inicio hasta el cierre. Rubén Darío lo llamó “Templo de catorce columnas”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario